Redacción

Un nuevo sistema educativo en Japón.

Japón tiene un plan piloto de educación, cuyo nombre en español se traduce como “Cambio Valiente” ( Futogimo Henko).

Este paradigma, que llega para acabar con las convenciones vigentes en el plano educativo, está basado en los Planes Erasmus, Grundtvig, Monnet, Ashoka y Comenius. Se trata, por cierto, de un cambio conceptual. En este sentido, los niños son educados como “ciudadanos del mundo” antes que, como japoneses. De este modo, desaparece la noción de “patriotismo” tal como se la concibe tradicionalmente, como estandarte con que se defienden los intereses económicos de los grupos de poder de un país.

Los nuevos “ciudadanos del mundo”, serán quienes accedan a este tipo de educación, incorporando a su realidad cotidiana, el significado de “diversidad cultural”. Su horizonte, entonces, se ampliará. Es decir que, sus límites irán más allá de lo nacional.

La propuesta es de carácter universalista. ¿Qué quiere decir esto?, ¿cómo se desarrollará este Programa educativo? El mismo será de doce años. No habrá materias complementarias y constará de cinco actividades académicas que mostrarán lo último en tecnología.

Se dispondrá entonces de las siguientes asignaturas básicas:

  • Aritmética de Negocios.
  • Computación.
  • Idiomas, Alfabetos, Culturas y Religiones.

Cada materia se centrará respectivamente, en la realización de operaciones básicas, cálculos de negocio y Comercio Exterior. Elección de un libro y su posterior lectura en forma paulatina, lo cual quiere decir que, se empieza con una carilla por día, siendo el objetivo final que se lea un libro con frecuencia semanal. El Civismo se enseñará a partir del respeto por las leyes, los valores, la ética, las normas de convivencia, la tolerancia, el altruismo y la ecología. Con respecto a Informática, se pretenderá que el alumno aprenda a manejar Office, internet, redes sociales y negocios on-line. En cuanto a idiomas, se enseñará japonés, americano, chino y árabe, junto a sus culturas y creencias religiosas. Se podrán realizar viajes de intercambio, conviviendo con otras familias durante el receso de invierno.

Este nuevo sistema educativo promete terminar con concepciones de “machismo” y “nacionalismo”, tan arraigadas en un país como Japón y en el mundo entero.

Para entender mejor este nuevo paradigma de educación, no hay mejor explicación que compararlo con el actual sistema educativo en América Latina y ver cómo se contraponen.

Pensemos entonces en cómo es posible  que quinquenio tras quinquenio, el gobierno no haya sido capaz de que, al iniciar las clases, no falte ningún maestro por nombrar y no haya ninguna escuela por arreglar y que a ningún docente se le deba dinero, ni de pagos pendientes, ni de aumentos prometidos. Seguramente no querremos que nuestros hijos compitan el día de mañana con muchachos y muchachas que hayan recibido dicha educación. Pero lo cierto es que se está gestando este nuevo modelo de educación en Japón.

Abramos nuestros ojos para que, cuando se implemente este tipo de enseñanza, no estemos ya del todo excluidos, sin posibilidades también en el plano educativo, que no es más que un derecho básico. Es decir, una obligación gubernamental y por ende familiar e individual.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s