Cine

Pensando en Bagdad café

Hola a todos los que me leen.

Hoy recordé esta película que vi alguna vez y me hizo pensar en algunas cosas importantes sobre el intercambio cultural. Se los comparto. Claro que será necesario ver la película para entender al menos de qué hablo, quiénes son los personajes… Una vez que la vean, cuéntenme. Ah! y no olviden escuchar la banda de sonido que es hermosa y que también acudió a mi mente con su particular e imborrable clima.

Se distingue en la película una suerte de choque cultural, por ejemplo en la escena en que Jazmín pide café en el bar y el sabor de éste le resulta desagradable, ya que no es el que ella está acostumbrada a beber. También se puede observar en el enojo de Brenda, al encontrar la oficina acomodada por Jazmín durante su ausencia. El orden que propone Jazmín, resulta en un principio invasivo.

Pensar en la noción de cultura ilustrada frente al salvajismo, nos remite a la escena en que Jazmín, antes de contestar de qué modo va a pagar su hospedaje, se imagina la posibilidad de ser presa de una tribu que realiza un ritual mientras la cocinan en una olla gigante.

Por su parte, la hija de Brenda es quien, de los personajes, parece tener más contacto con “el afuera”. No es casual que sea ella quien primero acepta a Jazmín.

Un ejemplo de cultura ilustrada frente a lo popular (pero aquí desde el encuentro) aparece en la escena en que el hijo de Brenda interpreta a Bach en el piano. Y es allí donde estaría el punto de unión; entre lo que es una pasión para el chico que pasa desapercibida en el café y lo que retrotrae a jazmín a su idiosincrasia y origen étnico.

Lo artístico, como veíamos anteriormente es punto de unión. En primera instancia de la película es lo que hace encontrar a Jazmín con el decorador y a partir de allí que ambos se animen a volver a demostrar su potencial (el decorador en la pintura y Jazmín en la magia).

Tanto cuando Jazmín se marcha, como cuando vuelve se deja ver la impronta que queda en el escenario cultural. Lo que ella instaura y lo que ella toma para adaptarse al nuevo contexto.

El desierto aparece como un escenario neutral, propicio para el encuentro de las culturas, ya que es “lugar de paso” de un país que se caracteriza por la coexistencia de múltiples culturas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s