Sin categoría

Un poema (3-3-’97)

Esta noche toda llena de recuerdos.

Entre cajas acartonadas y murmullos,

me despido de algo que no vuelve
y el sueño se me traspapela,
mezclándose con algo conocido.

La melancolía acude a mis ojos,

en forma de lágrimas se asoma temerosa.

Y el viejo amoblamiento de este cuarto

pareciera que me observa entristecido.

De pronto el presente es nostalgia.
Y pienso en cada rincón que fue mío.
¿Qué será de mí y de ellos
cuando yo ya me haya ido?

Aunque sienta las mismas voces
y descubra el encanto del olvido,
jamás encontraré tan buen refugio,
ni tampoco en sueños será lo mismo.

Este cielo todo lleno de preguntas
tiene algo de milagro
y algo de perdido.

Una noche desvelada con la música de siempre.
Un olor tan conocido

que ni siquiera se siente.

Una angustia incontrolada
corrida por la rutina.
Y de pronto esta casa,
este lugar tan querido,
se me vuelve un corazón
que sin reparo
frena de repente su latido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s