Salud, Trabajo Social

Cuestión de Género, para seguir pensando

Tomando como referencia textos que abordan la calidad de atención en Salud Sexual y Reproductiva, podemos decir que, no sólo no se toma en cuenta a la paciente como sujeto de derechos humanos, sino que éstos últimos son violados por el profesional que la atiende.

Partiendo de la existencia de prejuicios y creencias referidas a las mujeres, su cuerpo y su salud, se distinguen diversos derechos vulnerados, los cuales se pueden especificar como: derecho a la información y a la toma de decisiones  “…te voy a tener que ligar las trompas.” Como imposición, no como opción, presentando la esterilización como castigo, como privación de libertad, tornando esta práctica en (no) derecho reproductivo. “…Firmame acá.” Se impone la decisión médica sin tomar en cuenta las dudas de la mujer. “Si seguís teniendo hijos te van a salir muertos o mogólicos” como explicación acerca de la importancia del control anticonceptivo y la planificación familiar. Imposible generar responsabilidad sobre el número de hijos, el espaciamiento de los nacimientos y el intervalo entre éstos, desde esta perspectiva, contribuyendo así a la morbi-mortalidad materna.

Derecho a no recibir tratos crueles, inhumanos o degradantes

“Ay! Me duele Dra.!” “Bueno, bueno, no te hagas la nenita de mamá…” donde también se puede visualizar la infantilización y la insensibilidad frente al dolor por parte del profesional hacia el paciente.

Toda esta conflictiva que encierra el fenómeno de la naturalización de prácticas en salud, también se pone de manifiesto en explicaciones médicas, por ejemplo de por qué se le salieron los puntos a la paciente. Asimismo se destaca la sumisión de la paciente al firmar el consentimiento para cesárea y/ o ligadura tubaria, a pesar de haber manifestado una duda en principio.

Si bien por su complejidad no es fácil realizar mediciones de calidad en servicios de salud, sí se puede consensuar que el énfasis debe ser puesto en el aspecto humano. Hablamos de disponibilidad de varios métodos diferentes y la posibilidad de elegir entre ellos, así como el trato respetuoso y amable, el hecho de que los servicios se brinden en forma confidencial y en privado, la capacidad profesional del personal, la posibilidad de obtener información y asesoría, horarios de atención cómodos y tiempos de espera aceptables, y la asequibilidad de los servicios (Creel; Sass y Yinger 2002).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s